Download E-books Corpúsculo (Spanish Edition) PDF

“Estaba completamente segura de unas tres cosas. Primero, Edwart period, tal vez, mi alma gemela, quizá. Segundo, él tenía una parte de vampiro —que yo asumía estaba totalmente fuera de su keep an eye on— que me quería muerta.Y tercero, yo deseaba incondicional, irrevocable, impenetrable, heterogénea, ginecológica y vergonzosamente que me besara”. Y así, Belle Goose se enamoró del misterioso y chispeante Edwart Mullen en esta desternillante parodia de l. a. irreverente Harvard Lampoon.
 
Pálida y patosa, Belle llega a Switchblade, Oregon, buscando una aventura o por lo menos, un compañero de clase inmortal. Pronto descubrirá a Edwart, un nerd guapo, loco de las  computadoras, con cero interés por las chicas. Después de ser testigo de extraños sucesos –¡Edwart no se ha comido sus patatas rellenas!¡Edwart los angeles ha salvado de una bola de nieve!–, Belle tiene una dramática revelación: Edwart es un vampiro. Pero, ¿cómo convencerle para que l. a. muerda y l. a. convierta en su novia eterna si parece sentir repulsión por las chicas?
 
Políticamente incorrecta, llena de amor, peligro, acoso e insuficiente supervisión paternal, Corpúsculo es l. a. hilarante historia de una chica obsesionada por los vampiros que busca el amor en el sitio equivocado.

Show description

Read Online or Download Corpúsculo (Spanish Edition) PDF

Similar Vampires books

Destined for an Early Grave (Night Huntress, Book 4)

Her lethal desires depart her in grave dangerSince half-vampire Cat Crawfield and her undead lover Bones met six years in the past, they have fought opposed to the rogue undead, battled a vengeful grasp vampire, and pledged their devotion with a blood bond. Now it is time for a holiday. yet their hopes for an ideal Paris vacation are dashed while Cat awakes one evening in terror.

Jane and the Damned: A Novel

The “stakes” are excessive and vampires rule whilst mythical writer Jane Austen joins the ranks of the undead in Janet Mullany’s bloody significant literary mash-up, Jane and the Damned. within the bestselling culture of delight and Prejudice and Zombies; experience and Sensibility and Sea Monsters; and Mr. Darcy, Vampyre, comes a supremely shrewdpermanent and wickedly enjoyable novel that renders the cherished author of Persuasion and Emma actually immortal—as Mullany pits a remodeled Jane Austen and her vampire associates opposed to savage hordes of invading French!

Hunted: A House of Night Novel (House of Night Novels)

What if the most popular man on the planet was once hiding a anonymous evil, and all he sought after was once you? at the beginning of this heart-pounding new installment of the bestselling apartment of evening sequence, Zoey and her gang needs to find a strategy to care for an unforeseen possibility that will convey all of them down. Neferet guards her robust new consort, Kalona, who seems to be stunning and has the home of evening below his spell.

My Favorite Fangs: The Story of the Von Trapp Family Vampires

THE HILLS ARE ALIVE. .. WITH THE SOUND OF SUCKING! Maria von Trapp is good, blameless, and will sing like an a ngel. Oh, and she's additionally a bloodthirsty vampire. while Maria is kicked out of the zombie-infested Abbey the place she's been dwelling for the previous 612 years, she's compelled to keep up the kin von Trapp, a rowdy extended family wanting a few severe self-discipline.

Additional info for Corpúsculo (Spanish Edition)

Show sample text content

Oye! —gritó cuando le effectó el pastel—. �Quién ha sido? —Vámonos —le dije a Lucy, agarrándola del brazo y saliendo a toda prisa de los angeles cafetería mientras empezaba una buena pelea. Cuando Lucy y yo llegamos a clase, ella se fue a sentar con su compañero de laboratorio y yo busqué un asiento vacío. Quedaban dos: uno casi en primera fila y el otro al lado de Edwart. Como l. a. silla de los angeles primera fila tenía una pata floja después de que yo pasara por su lado y le arrease una patada, no quedaba otra alternativa: tuve que sentarme al lado del tío más bueno de l. a. clase. Caminé hacia los angeles silla, contoneando las caderas y levantando rítmicamente las cejas como una personality atractiva. De repente, me caí de narices y resbalé por el pasillo por l. a. inercia del tortazo. Por suerte tenía un cable de ordenador enrollado en el tobillo y eso me frenó, evitando que me estampara contra l. a. mesa del señor Franklin. Enseguida tiré de él para desenredarme, me levanté y miré a mi alrededor como quien no quiere los angeles cosa para comprobar si alguien me había visto. Toda los angeles clase estaba mirándome, pero probablemente por otra razón: tenía un holograma cosido a los angeles mochila. Desde un ángulo period una berenjena y desde el otro una Solanum melongena. * Edwart también me miraba. Tal vez fuera l. a. luz del fluorescente, pero sus ojos parecían más oscuros... más desalmados. Estaba furioso. Tenía el ordenador encendido delante de él y l. a. melodía sintetizada de antes había cesado. Levantó el puño hacia mí con rabia. Me hand overé el polvo químico de los angeles ropa y me senté. Sin mirar a Edwart, saqué el libro de texto y el cuaderno. Luego, sin mirar a Edwart, miré a los angeles pizarra y anoté las palabras que el señor Franklin había escrito. No creo que otras personas en mi situación pudieran hacer tantas cosas sin mirar a Edwart. Con l. a. cabeza fija hacia delante, dejé que mis ojos se desviaran hacia un lado y lo estudié periféricamente, lo que no cuenta como mirada. Había movido el ordenador hasta su regazo y había reanudado el juego. Estábamos sentados de lado junto a l. a. mesa del laboratorio, pero él aún no había iniciado una conversación. period como si no me hubiera puesto desodorante, cuando en realidad me había puesto desodorante, body spray y detergente antibacterias absorbeolores. �Se me habría corrido el brillo de labios o qué? Saqué mi espejito de bolsillo para comprobarlo. No, pero me habían salido unos granitos junto a l. a. línea de nacimiento del pelo. Cogí un lápiz del pupitre de Edwart y lo apreté contra l. a. blanda y versatile piel de mi rostro. Eran de tipo proyectil. Me quedé muy satisfecha. Me volví para agradecerle l. a. amabilidad de haberme dejado usar su lápiz, pero me miraba con horror, boquiabierto, en una clara invitación a todo tipo de organismos volantes, como los pájaros. Cogió el lápiz, se limpió las manos con toallitas higiénicas y luego empezó a frotarlo con desinfectante Purell. Después trazó un círculo de tiza alrededor de sí mismo y volvió a copiar las notas de l. a. pizarra, canturreando alegremente para sí esta cancioncilla: �Los gérmenes son contagiosos.

Rated 4.99 of 5 – based on 15 votes